Lo que aprendí de mi reto #30wears

Cuantas prendas tenemos? Somos capaces de contestar esa pregunta? Alguna vez nos detuvimos un minuto a pensar en ello? Aproximadamente 6 son los usos que le damos a una prenda que compramos bajo la categoría fast fashion. Y una vez que cumplimos esta cantidad de usos, nos deshacemos de ellas sin problema alguno. Pero que pasa con estas prendas que son descartadas anualmente? La realidad es que pasan a contaminar el planeta al ser depositadas en vertederos textiles haciendo que las montañas de textiles crezcan cada día más.

Empezar a ser consumidores más éticos y responsables, ayudando a que la segunda industria mas contaminante del mundo (la textil) deje de serlo empieza por nuestro propio placard. Empieza por cuestionar, analizar y evaluar lo que ya tenemos. Lo que ya consumimos logrando extender el ciclo de vida de cada una de esas prendas lo máximo posible, independientemente de la marca de la que provengan. Una vez que hayamos podido realizar un wardrobe detox y ser más conscientes de lo que usamos y lo que no, podemos desafiarnos.

Desafiarnos a sacar el mayor provecho de las prendas con las que decidimos quedarnos, desafiarnos a que somos capaces de usar cada una de esas prendas un mínimo de 30 veces. Desafiarnos a cumplir un #30wears challenge. En mi búsqueda de ser cada día una consumidora más ética y responsable, hace un par de meses atrás decidí proponerme cumplir este desafió y durante un mes entero, ponerme una misma prenda por 30 días seguidos, con 30 looks diferentes.

Este desafío no solo me ayudo a ser más consciente de lo que uso y lo que no, de lo que más me identifica y habla de mi a la hora de vestirme, sino que también a ser más consciente de cosas que no me había cuestionado hasta ahora. Por eso, ahora que logré cumplir este desafío, puedo compartir con ustedes las 5 lecciones más importantes que me dejó este reto e invitarlos a que lo vivan personalmente. Lo que pueden aprender de la ropa, sus prendas, es realmente sorprendente!…

Pueden ver la mayoría de los looks que logré con este desafío acá.

1. El poder de recrear

15

Muchas veces compramos una prenda porque es barata, nos saca de un apuro o nos pareció linda pero no nos detenemos a pensar con qué la voy a usar? va con mi estilo? con que otras prendas que ya tengo la puedo combinar?. Alguna vez se propusieron crear nuevos looks a partir de una misma prenda que ya tengan?. La realidad es que antes de este desafío yo nunca me había enfrentado a este reto y la variedad de posibilidades que tenemos de combinar una única prenda con el resto de nuestro placard puede ser sorprendente!. Acá es cuando pienso que mirar inspiraciones de #OOTD puede ayudarnos a crear nuevos looks.

2. Lo que una prenda puede decir de vos

16

Soy de las que sostienen que las prendas hablan de nosotros. Dicen nuestros gustos, reflejan nuestra personalidad y tienen la capacidad de hasta elevar nuestra autoestima!. Vestir la misma prenda durante 30 días seguidos me ayudó a darme cuenta de la importancia de esto. De qué tan valorable es tener prendas que nos identifiquen, con las que nos sintamos cómodos y reflejen nuestra forma de ser. De modo de generar un vínculo con ellas y no querer deshacernos fácilmente después de usarla unas pocas veces.

3. El cuidado lo es todo

9

Tan importante como tener prendas que nos identifiquen, es el cuidado que tengamos con ellas!. Cuántos usos le damos a una prenda antes de ponerla a lavar?. Cuidar de nuestras prendas no solo ayuda a extender su ciclo de vida sino que nos ayuda a ser más responsables y ecológicos con los recursos naturales. Claro que las prendas interiores o tops de gimnasia es algo que tenemos que lavar a diario. Pero sabías que un jean puede perfectamente resistir 10 usos antes de ser lavado? o que una blusa se estima que puede durar hasta 4 usos antes de ser lavada?. Cada vez que hacemos un lavado en el lavarropa aprox. se calcula que se gastan 150 Lts de agua!.

4. Preferir prendas versátiles

23

Saber cuáles son nuestras preferencias de colores, cortes, estilos y morfologías es esencial para poder tener un placard más eco y consciente. De esta forma nos aseguramos de poder usar y reusar prendas que, como decía previamente, hablan de nosotros y nos sentimos cómodos usando. Elegir prendas simples, de líneas clásicas y materiales nobles fue otra lección que me enseñó este desafío. Si bien fue un reto usar una misma prenda 30 días seguidos, al ser una prenda atemporal, de algodón orgánico, versátil y color jean, me hizo mucho más llevadero el reto y la sigo usando sin cansarme!.

5. Generar un vínculo

18

Saber la historia por detrás de las prendas que consumo, y usarlas y reusarlas viviendo experiencias con las que después pueda asociarlas es algo que me encantó aprender en este reto. Esta prenda que elegí para mi #30wears la compré en un viaje a Europa que hice en el 2016. Me acuerdo cuando entré a una tienda en Berlín donde vendían desde colchones hasta prendas todo hecho de forma ética y utilizando textiles sustentables. Recuerdo haberme quedado fascinada por esta prenda (que la descubrió mi novio!) y hacerme preguntas y probármela y repensar por 20 mins a ver si realmente iba a ser capaz de usarla varias veces. Quedé fascinada por su diseño y lo atemporal que era esta prenda y recuerdo haberme quedado un rato hablando con la dueña del local.

Hoy, no solo cargué esta prenda con una experiencia de compra inolvidable, sino que es la prenda con la que hice mi primer #30wears challenge, y por eso puedo decir que el vínculo está hecho y que me acompañara en más aventuras por muchos años más!. Tengamos prendas cargadas de historias, de recuerdos y que estén con nosotros por muchos años!.

1 Comment

  1. Martin Algorta says: Reply

    Mi abuelo decía
    Quieres saber como es una persona ? Mírale los zapatos Ellos delatan su personalidad
    Obvio con las “pilchas”(prendas) es igual
    Bezote Sobri preciosa

Leave a Reply